• Huertos escolares
  • Cursos de hidroponía
  • Invernaderos para tomate
  • Agricultores urbanos
  • Curso de Hongos Seta


¿A cuantos de nosotros? Nos gustaría a la hora de la comida caminar unos cuantos pasos, a nuestro traspatio ó nuestra azotea, cortar una lechuga, unas hojas de espinaca, unos jitomates cherrys, un poco de cebollín para  una ensalada y por último con unas hojas de menta para el agua de limón. 

En la actualidad por nuestro ritmo de vida, las condiciones de espacio en la casa o simplemente por falta de conocimiento, dejamos para nuestra jubilación en el mejor de los casos,  la inquietud de tener un huerto en casa, donde podamos cultivar nuestras hortalizas y vegetales,  pensamos que necesitamos una casa de campo, donde la tierra sea negra y fértil, para que nuestros vegetales encuentren un medio perfecto para una cosecha decorosa. Pensar de éste modo, únicamente nos muestra las limitantes que tenemos, para así desistir de nuestra inquietud  de producir algo de los alimentos que consumimos a diario, si bien sabemos que no será posible proveer el 100% de nuestra dieta diaria, si es posible tener un huerto casero o un vivero de azotea, que me permita mantener mis cultivos en óptimas condiciones, para tener jitomate, chiles, lechugas, acelgas, zanahorias, ajos o bien un botiquín naturista con manzanilla, te verde, te negro, te limón, orégano, entre muchas otros cultivos.


No aundaremos en lo dañino que puede ser para nosotros  consumir  hortalizas regadas con aguas negras, que pueden contener metales pesados como plomo, que ni las plantas, ni nosotros somos capaces de ingerir sin daños o consecuencias perjudiciales, con esto, no queremos ser alarmistas, pero si valdría la pena hacer una pausa,  pensar en que agua que usa actualmente para regar nuestros alimentos, en el uso de pesticidas tóxicos que por desgracia se utilizan en el campo para combatir las plagas. 

Todo esto deberíamos de tomar en cuenta a la hora de servir los alimentos en nuestra mesa. Si quisiéramos averiguar esto, no creo que la persona que nos vende las lechugas o los jitomates en el mercado sabría, de donde  provienen sus productos y mucho menos nos podría contestar que plaguicida utilizaron en su cultivo; todo esto nos lleva en la misma directriz, aunque con muchas divergentes y muchas dudas, para dar una solución viable, al problema de abasto y calidad en los alimentos que consumimos a diario.

Te invitamos a que comiences un cultivo casero, nosotros te decimos como.

¿Donde consigues los materiales? Visite nuestra tienda en linea  tenemos todo lo que necesitas para comenzar un cultivo en la azotea 

Capacítate para mejorar tus resultados

Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
25
26
27
28
29
30