Lechuga (Lactuca sativa)

Nombre Científico: Lactuca sativa

Origen: originaria del continente Asiático y Europa occidental, se desconoce a exactamente el lugar de origen de esta planta. Era ya conocida por los romanos y los griegos e incluso se estima que los egipcios fueron los primeros en cultivar esta planta.

Temporada de Floración: Depende de la variedad 

 

Temporada de siembra: Otoño e Invierno son buenas temporadas de siembra para la lechuga, pues se desarrolla mejor en temperaturas templadas, de 17°C a 24°C

Germinación: La siembra se realiza en semilleros con un sustrato fino y con alta retención de humedad, evita la siembra profunda, coloca tus semillas sobre el sustrato y solo presiónalas un poco para asegurar el contacto con la humedad.  Recomendamos peat moss o humus de lombriz.

Trasplante: cuando la planta tiene ya desarrollado completamente su primer juego de hojas reales debes trasplantar tus plántulas a su contendor final.

Sustrato: Para cultivo en sustrato solido utiliza uno con alta retención de humedad y excelente aireación y drenaje, recomendamos tezontle, agrolita y fibra de coco en volúmenes iguales o en humus de lombriz. También puedes cultivarla en sistemas de hidrocultivo.

Riego: Se debe mantener siempre un nivel medio de humedad en el sustrato, el riego debe ser abundante pero debemos evitar encharcamientos en el contenedor. Con sustratos como el recomendado el riego puede espaciarse hasta por 2 o 3 días evitando el desperdicio de agua.

Nutrición y fertilización: En etapa de semillero, debemos cuidar siempre los micronutrientes, pues sus requerimientos de molibdeno son mayores y durante el crecimiento aumenta el consumo de potasio y magnesio, en sustrato o hidrocultivo utiliza una solución nutritiva equilibrada con cada riego regando una vez por semana con agua limpia para eliminar los excesos de sales en el sustrato.  En tierra o humus comienza a abonar al momento del trasplante cada tercer riego con una solución nutritiva especializada.

Plagas comunes: Pulgón, mosquita blanca y minadores de hojas son los principales atacantes de esta planta, utiliza un método preventivo de control de plagas siempre utilizando productos orgánicos.

Cosecha: el tiempo de desarrollo de la planta es de 1.5 a 3 meses dependiendo de la variedad, la cosecha debe realizarse cuando la consistencia de la planta es firme y el desarrollo de hojas se ha estancado, una vez alcanzada esta etapa comenzara a formar un tallo floral, las hojas se amargaran.

Observaciones: se cultivan principalmente 3 tipos de lechuga, las romanas, de hojas alargadas y crujientes, que no forman un corazón consistente, su cultivo es el más tardío de 90 a 120 días para la cosecha; la lechuga tipo repollo, son las que forman un conglomerado de hojas apretado en el centro  de la planta, con variedades de hoja suave y hoja crujiente, su cultivo lleva de 60 a 90 días; la lechuga de hojas sueltas, son variedades poco conocidas que se cortan a los 25 – 30 días y después brotar una vez más.

Cuidados especiales: Las lechugas Romanas son más apreciadas con hojas blancas, lo cual se logra amarrando las hojas exteriores una semana antes de cosecharlas.

Todo lo que necesitas para comenzar tu Huerto Urbano aquí.

Capacítate para mejorar tus resultados